jueves, 20 de abril de 2017

SUMISA

Sometida a la cruel dictadura de amarte sin tenerte,
de entregarme sin pedir nada a cambio,
cabeza agachada esperando tu orden precisa,
me arrodillo en tu presencia esperando sentencia.

Me faltaba el aliento, me faltaban tus labios,
me quemaba la piel, anudadas mis manos,
ofrecida a tus juegos, entregada a mi Amo,
esperando un dolor que mitigas con abrazos.

Desnuda y expuesta , indefensa y callada,
al juicio de tu dura mirada entregada,
cada poro de mi piel enrojecido, sudoroso,
excitada ante la espera, ajena a todo decoro.

Golpeas con tu mano el níveo monte de mis nalgas,
esperando doblegar mi rebeldía, vencer mi orgullo,
respuestas incorrectas, merezco de nuevo el castigo,
inclinada en tu regazo, sin protestas lo recibo.

Uno, dos golpes mas que llegan, con la fuerza justa,
encienden llamas de deseo, y despiertan mi alma,
furia retenida, en pasión transformada, nos invade,
siento crecer tus ganas y la sangre colorea mis mejillas. 

Detengo el sollozo que asoma, mordiendo mis labios
palabras no pronunciadas, sometidas a tu ley implacable,
dolor que alivias con besos del sabor salado de la sangre,
beso con dolor, dolor con beso, placer con dolor me das.

Ya nada me detiene y pido todo, ocupo tu lugar
quiero, deseo, exijo, convirtiendo la sumisa en Ama,
me apodero de todo aquello que viniste a buscar,
te convierto en mi esclavo, no podrás escapar.

Ama y sometido, directo al precipicio,
negarte el placer total es tu castigo,
llevarte al infierno y dejar que te quemes,
sacarte de allí, y volver a decirte
dame el dolor de tu beso sangrante
quiero ser tuya que sin tu dolor ya no vivo.


Ela Adal.

No hay comentarios: