lunes, 13 de febrero de 2017

Estamos jugando.

Esto no lo esperaba yo esa noche, aunque llevaba tiempo pidiéndolo a gritos, incluso había perdido ya la esperanza de que ocurriera. Pensé tanto pedírselo al Sir, y no quiere darme el caprichito.
Quería todo, vestuario, atrezzo, guión, tiempo necesario, El sabe que cuando yo lo quiero lo quiero todo, jajaja. Y a veces hasta me lo da.

-Sube al cuarto, dijo. Allí encontraras lo que quiero que te pongas.
-Uff, si Amo.
Subí de dos en dos las escaleras, al abrir la puerta lo vi, jo me entraron ganas de llorar. Me senté en la cama, y busque entre esas prendas, ya con mas tranquilidad, una camisa blanca, una falda a cuadros, un conjunto interior de algodón blanco, unos calcetines, jajaja, una pañuelo a modo corbata, y unos zapatitos de niña.

Pensé, se lo ha currado. Me cambie de ropa, y ahora bajaba las escaleras otra vez de dos en dos. En mitad me pare en seco, y toque mi pelo, jo, uff para arriba otra vez, al baño. Un par de coletas, donde se vio una colegiala sin coletas.

Cuando llegue a nuestro cuarto de juegos(Mazmorra), la puerta estaba cerrada, así que tuve que llamar y esperar. Se abrió la puerta y jo, ahora si que se me saltaron las lagrimas Un profe, una clase, un pupitre, ains.

-Llega tarde srta.
- Lo siento, profesor, no volvera a ocurrir.
- Esperemos, porque sino, tendré que castigarla srta.
Empezó la clase, y el profesor daba su lección, ufff, no me interesaba y mi pensamiento voló de allí, mis manos buscaron mi móvil, y sin darme ni cuenta estaba mirando una foto.
-Que hace srta?
-Perdón, miraba el móvil.
-No sabe que en clase no puede ni siquiera tener el móvil?
-Si señor profe, pero es que no me di ni cuenta, de verdad.
-Bien, pongase de pie, y vaya hacia aquel rincón.
Lo mire muy seria, mas serio estaba El. No quería ir al rincón, pero no pensaba protestar, me levante y camine deprisa hasta llegar ahí.
-Pongase de cara a la pared, y las manos atrás.
Casi no me dio tiempo a hacerlo, cuando note como sus manos agarraban mi camisa y tiraba de ella de tal manera que rompió todos los botones, yo me quede sin habla, acto seguido subió mi falda y bajo mis braguitas, no me creía lo que estaba pasando, ni siquiera podía hablar, me había quedado muda.
Mientras mi mente pensaba en que estaba pasando vi una cuerda en sus manos, y rápidamente estaba liada en mi cuerpo, y mis manos atadas atrás, no sabia ni como ni porque, pero me vi de esa guisa.

-Girate.
- Pero, señor, esto, pero...
- CALLATE.
Me di la vuelta, sin atreverme ni a mirarlo, con mi cabeza agachada, para que El no pudiera ver mi vergüenza ni la rojez de mi cara, con los ojos cerrados. Y así note como, al unisono, ardían de dolor, abrí los ojos y vi unas pinzas, que mordían mis pobres y ya doloridos pezones.
No me lo podía creer, que estaba haciendo ese hombre, pero eso no era lo peor, lo peor era que me gustaba, que me estaba calentando como una perra en celo, que notaba como mi sexo se mojaba y palpitaba, que mi cuerpo ya no obedecía a mi mente, que solo quería mas, entonces lo mire, y vi una hermosa sonrisa, y un brillo en sus ojos algo diabólico. Y también me gusto, ese hombre me gustaba.
-Quiero mas.
-Lo se, sabia lo que eres, y sabia que querías mas, y también se igual que tu sabes, que eres mía, y harás todo lo que yo te pida.
-Dame mas, y lo haré.

Lo que ocurrió a continuación todos lo imaginais, no creo sea necesario explicarlo, pero si tenéis alguna duda no tendría problemas para contároslo, eso si en otro post.

Y por supuesto, acabamos como siempre deben acabar todas estas situaciones, besandonos, lamiéndonos, mordiéndonos y follando como animales hasta acabar desfallecidos, hasta acabar uno al lado del otro en aquella enorme cama.
Al ratito volvió mi cordura o mi conciencia, llamenlo como quieran, y me susurro al oído, "este kabron es puritito placer",




1 comentario:

pintona dijo...

colegiala mala que hace travesuras y sus castigos más que castigos son premios.. estás guapísima como siémpre