martes, 25 de febrero de 2014

Mi primera sesión


Día: Miércoles, 16 de octubre 2013. 

Amanece y Eli se despierta más nerviosa de lo normal, pues ha vuelto a quedar con el, se levanta algo turbada porque sabe que ha soñado algo, pero no logra recordar el que, acto seguido se ducha, desayuna, se viste y enciende el pc a la espera de que un mensaje suyo le llegue a su skype. 

Por fin aparece el y charlan durante un ratito, eso no hace nada mas que impacientar a la pequeña chica, pues ella quiere quedar ya, hoy se enfrentará a ello, a ese mundo diferente que ronda por su mente, no puede evitar sentir miedo, pero a la vez deseo y ganas de hacerlo.

- ¿Seré capaz de hacerlo sin pensar en el maldito Eric? piensa Eli por un instante, 
acto seguido coje las llaves y sale de casa para encontrarse con el 

Sale de casa y allí estaba el, en el mismo sitio de ayer, hoy la esperaba con su moto, 
pues van a ir a la guarida del chico. 

- Holaaaaaaa dice Eli 

El le da un casco y en seguida y sin perder tiempo ponen rumbo a la que será su mazmorra, el camino hacia ella es un show, todo esto divierte a Eli, la tranquiliza, la relaja, hacía muchísimo tiempo que no iba en moto con un chico, se acordó por un instante de aquella época, de aquella época de los 15, donde las carreras ilegales de motos y las locuras estaban a la orden del día, por un momento sintió que había regresado allí, por un momento le dieron ganas de volar, de volar a toda velocidad, de volar sin rumbo fijo, sin mirar atrás, olvidándose de todo y de todos aunque solo fuese por unos momentos, así que cerró los ojos y se agarró fuertemente al chico. 

- Eli..hemos llegado, le dijo el chico 

Esto la sacó de sus pensamientos, abrió los ojos, bajó de la moto y se quitó el casco, su melena ondeaba al viento despeinada, ella de momento comenzó a peinarse, aunque de ese modo despeinada también estaba guapísima, entraron a la casa y los nervios volvieron a apoderarse de la pequeña, no le dio tiempo ni a pensar porque antes de que pudiese hacerlo el chico ya la estaba besando, Eli le mordió el labio, el la miró y le dijo. 

- No me muerdas!!!, eso divirtió mucho a Eli que comenzó a darle pequeños bocaditos. 

- Por favor que no me pida que me desnude para el pensó Eli. 

Como si este le hubiese leído la mente, esto fue lo primero que le pidió, Eli intentó por  todos los medios distraer su atención, sabía que el intento sería en vano, pero al menos conseguiría retrasar la orden aunque solo fuesen unos segundos. 

Para ella desnudarse delante de alguien era de lo peor que le podían pedir, pues aunque todo el mundo que la rodeaba no paraba de decirle lo guapa que era y lo bien que estaba ella no lo veía así, no se sentía cómoda con su cuerpo y pues esta inseguridad estaba saliendo a la luz. 

Cuando al fin logró desnudarse, el chico la observó y le dijo: 

- Arrodíllate y haz lo que sabes. 

Con tan solo una mirada Eli ya sabía a lo que el chico se refería, así que sin protestar comenzó a hacerlo, disfrutaba solo con el hecho de pensar que su señor la estaba mirando. 

Cuando terminó, el chico le dijo – Levántate, y sacó una cuerda roja, - Dame tus manos, solo con esta simple frase consiguió poner en alerta todos los sentidos de Eli, ella obedeció y le entregó sus manos las cuales fueron firmemente atadas por la cuerda roja. 

Ahora ven conmigo le dijo el chico, y la llevó al cuarto, - Ponte a cuatro patas encima de la cama le dijo, de momento Eli estaba obedeciendo al pie de la letra todas las órdenes pues no se atrevía a hacerlo enfadar... de momento. 

El empezó a azotar su culito, los primeros azotes no dolían nada de nada, es mas, eran hasta placenteros, los que venían después ya si empezaban a escocer un poquito pero no lo suficiente como para hacerla gritar, de pronto una ligera envestida sacó a Eli de sus pensamientos y se olvidó del leve dolor que sentía su culito azotado, notaba mucho calor por la zona y a su Señor dentro de ella, esta sensación en parte le gustaba y digo en parte porque el hecho de hacerlo sin protección era algo que le preocupaba bastante, pero al haber acabado con la regla el día anterior se relajó e intentó no rallarse y disfrutar, después vinieron mas azotes, estos si eran placenteros, dolían un poquito pero al mezclarse con el placer de la penetración la sensación era distinta. 

Después cambiaron de postura y Eli se desató de la cuerda. – UPS pensó, pero fue algo que mas que enfadar a su Señor lo divirtió. 

Chupame otra vez, le dijo, ella sin rechistar volvió a hacer lo que su señor le pidió y comenzó a chupar y a chupar, mirar a los ojos mientras lo hacía era algo que excitaba mucho a Eli, pero ahora era distinto, ella fue a mirarlo a los ojos, pero el la frenó diciéndole – Solo me mirarás cuando yo te lo ordene, era obvio ya había tardado bastante en pedirle esta orden. 

A continuación él le pidió ir a 4 patas hacia el salón, lo que vino después enfadó mucho a Eli, el sacó el móvil y empezó a grabar todo lo que la chica hacía, a pesar de que ella no quería, en este momento si se sintió verdaderamente mal, humillada, indefensa, ni tan siquiera protestó, no le dijo al chico lo mal que le hacía sentir eso, de todas formas ¿para que? Sería inútil, a él en sesión le da igual como se pueda sentir ella, es más si se siente mal y humillada más le excita, así que optó por asumirlo y no mirar demasiado a la cámara, después de esto si que le dieron ganas de llorar, de salir corriendo de allí, aquello ya no era divertido. 

Después de esto la sesión acabó, Eli solo quería volver a casa y tumbarse en la cama sin pensar en nada, pero era imposible, tenía clase a las 15:00 y encima de la asignatura que más odiaba en la carrera, al ser la hora de práctica no podía faltar. 

Llegó a casa e inmediatamente sin poderlo evitar comenzó a llorar, aunque su señor le había prometido que no le enseñaría a nadie la grabación, Eli no se sentía bien, su compañera se dio cuenta de ello y le dijo: 

- ¿Guapa pero que te han hecho? 
- Nada nena, simplemente le he pegado fuerte al gym le dijo Eli. 
- Si claro te crees que soy tonta y no te conozco. 

Pero Eli no respondió, solo se encerró en su cuarto y encendió corriendo el pc para saludarlo a el, y en efecto allí estaba él. 

Apenas hubo tiempo de decir nada, pues la chica tenía que ir a clase, así que se duchó, comió, se maquilló, se puso mona y salió con su amiga en dirección a clase. 

La tarde transcurría lento y Eli estaba ausente en todos los sentidos, no lograba concentrarse ni poner atención en la práctica de diagnósticos. 

- Yo pienso que es una hepatitis dijo Laura mientras miraba convencida la muestra, tu que piensas que es Eli? Pero Eli no estaba allí, esta muy ausente en sus pensamientos. 
- Eliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, que te estoy hablando, toc toc despierta le dijo Laura. 
- Que si pesada que te estaba escuchando, si es una hepatitis, ponlo.
- Pues no, no lo es lista, lo acaba de decir el profe, pero por favor ¿Qué te pasa? 
- Que no me pasa nada pesada.
- Bueno pues nada, cuando me lo quieras contar aquí estaré ¿de acuerdo? 

Las horas pasaban lentísimo y Eli solo quería irse a casa a descansar, en la última hora 
encendió su pc y volvió a hablar con el, Laura se dio cuenta y dijo: 

- ¿Ese es el causante de todo? 
- Que va, es un amigo. 
- Si ya, un amigo como lo era Eric ¿no? 
- Tía, Laura no me lo nombres. 
- Bueno como quieras, si no me estas mintiendo y el tipo ese es tu amigo salúdalo de mi parte jaja 

Por fin las clases terminaron y las chicas regresaron a casa, había sido un día duro y distinto en todos los sentidos, y esto era solo el principio...


Darkbondage.

2 comentarios:

Carlos Betancourt dijo...

Hola me a encantado tu relato me gustaría leer la continuación...
saludos desde México

.

pintona dijo...

sabe a poco.. para cuando la continuación?..:)