viernes, 17 de enero de 2014

Toma de Contacto

Córdoba 9 de la mañana:, el sol empieza a despuntar en la bella ciudad y como todos los martes Eli se levanta de la cama dispuesta a ir a clase de inglés, y en su mente hay algo que la inquieta, que la trae un poco nerviosa, hoy después de la clase de inglés se va a encontrar con ese chico tan misterioso e interesante, ese chico dominante que la lleva inquietando desde hace unos días.

Eli es una joven alemana, rubia de grandes ojos verdes, universitaria en tercer año de carrera, tiene 22 años y es muy alocada, le encanta la música y cantar, salir con sus amigas, el deporte y las locuras, a pesar de ser alocada es muy responsable con su trabajo y una de las mejores chicas de su clase, pero en esta chica de apariencia dulce hay algo mas, tiene unos gustos un poco peculiares en lo que al sexo se refiere, unos gustos muy especiales.

Son las 9 de la mañana y Eli se pelea delante del espejo con su pelo antes de ir a inglés - Por qué tendré este pelo tan difícil? ¿me cojo una coleta? no, mejor me lo dejo suelto, ¿y si me cojo trenzas? al otro lado del pasillo su compañera de piso Lara le grita:

- Nena, ¿quieres salir de una vez del baño?

Rápida y veloz Eli opta por recogerse en pelo en una coleta, se pone unos vaqueros desgastados y una camiseta, coge sus libros y deja el cuarto de baño libre a Lara.

La clase de inglés pasa lenta, Eli no puede dejar de pensar en lo que va a ocurrir después, ¿cómo será en realidad ese chico? No puede dejar de sentir curiosidad, mucha curiosidad y a la vez algo de miedo, la llamada de la profesora la saca de sus pensamientos, pero sólo por unos minutos, cuando termina de realizar el ejercicio que le ha mandado la profesora vuelve a pensar en él.

Cuando acabó la clase va rápida y veloz al piso, enciende su ordenador y allí estaba él, Eli lo saluda, su respuesta no tarda en llegar y Eli empieza a temblar cada vez mas.

- ¿Qué me pongo? ¿Qué me pongo?, le dije que llevaría algo rosa, pero es que no me gusta como se me queda la camiseta y para colmo ahora me dice que me arregle, dice Eli.

Al final desobedece y opta por ponerse una camiseta que no es rosa ¿y si se enfada conmigo? Bueno no creo, murmura Eli mientras se mira en el espejo y se suelta su pelo rubio de la coleta y se da un ligero toque de gloss en sus labios rositas.

Ha llegado la hora de salir, Eli está tan nerviosa que apenas puede andar, sabe donde se está metiendo, sabe que con este chico le espera un mundo lleno de oscuridad, un mundo sin sombras, un mundo diferente al que hasta ahora ha vivido con los demás chicos. Lo tengo claro, es mi mundo y es lo que quiero, dice Eli mientras se dirige al sitio donde ha quedado con él.

Eli va llegando al sitio y ve al chico de lejos, allí estaba él, vestido con camisa amarilla y vaqueros. Eli le dice:

¡¡Hola!! Él también la saluda, se dan dos besos y acto seguido van a tomar un tentempié a una cafetería cercana, Eli va temblando de los nervios que lleva encima, el chico parece darse cuenta y ella pone como excusa el frío mañanero que hace.

Llegan a la terracita, Eli como siempre toma una coca cola Light, es una chica sana y solo la idea de poder llegar a engordar la aterroriza, el chico se toma un café, ambos charlan y charlan, pero Eli sigue nerviosa, ese chico tiene algo que la inquieta, algo en la mirada, o tal vez algo en la voz, a simple vista parece un muy buen chico, simpático, encantador, para nada tiene la imagen del amo sádico y agresivo que Eli llevaba en mente, pero aún el nerviosismo no quiere salir del cuerpo de Eli, van hablando, ella le cuenta de sus estudios, de su familia, y él igual, le habla de su trabajo e intenta hacer que Eli esté tranquila, poco a poco, ella se va relajando, se va sintiendo más en confianza con el chico e incluso se siente algo excitada y curiosa.

¿Como será este chico como Dominante? El sólo imaginarlo en modo autoritario dándole una orden eriza hasta el último poro de la piel de Eli.

Eli intenta que no se le note la excitación y la curiosidad en la mirada, así que intenta pensar en otra cosa, pero ambos están demasiado cerca y pensar en otra cosa resulta casi imposible. ¿De verdad será este chico capaz de azotarme y ser “malo” conmigo? Uff con lo tierno que parece, piensa Eli...

Eli no puede evitar reírse al pensar en el chico azotándola. Sé que cuando me azote no me reiré tanto, pero ahora no puede evitarlo, piensa la chica mientras bebe de su coca cola.

Pero en el fondo a Eli le gusta sentirse así, le gusta sentir que la dominen, deberse y someterse a un Señor, mira a los ojos al chico y vuelve a sentir ese escalofrío intenso. Me mola este chico para someterme a él, es perfecto y si encima me cuida y me protege ¿Qué mas puedo pedir?

El chico sigue hablándole a Eli, sigue intentando que se sienta cómoda y hacerla reír y lo consigue, poco a poco logra que se sienta total y completamente cómoda y en confianza, algo esencial para ella.


Llega el momento de despedirse, pero ninguno de los dos quiere hacerlo, ambos quieren más, sobretodo Eli que se va a casa con la mente llena de perversiones, de ideas, y de interrogantes de todo tipo, va a ser la primera vez que se someta en serio a alguien, a un Amo y Señor de verdad, quiere olvidarse de todo, quiere ser capaz de olvidar la noción de lugar, tiempo y espacio, solo piensa en obedecer a su señor, tenerlo contento y también hay que decirlo picarlo y enfadarlo un poco, así es Eli, juguetona y de vez en cuando pues le gusta jugar con fuego hasta el punto de casi llegar a quemarse, pero cuando está a puntísimo de quemarse, una sola mirada de sus grandes y brillantes ojos verdes lo arregla todo.

¿Funcionara con este chico? ¿Qué pasará en la primera sesión que tenga con este chico? ¿Se transformará? ¿Que me hará? piensa Eli, hasta ahora acostumbrada al sexo normal y corriente

Pero a partir de ahora esto va a cambiar, este mundo como decíamos al principio no es un mundo de rosas y corazones, es un mundo peculiar, oscuro, tétrico, misterioso donde muy pocos se atreven a entrar.




Relato por: Darkbondage.

No hay comentarios: