viernes, 15 de noviembre de 2013

Homenajeando a Loquillo y a todos los valientes.

De los que entran a la selva sin un guía;
los que arrojan su tristeza a las palomas;
los que bajan asombrados la pendiente;
los que bailan bajo el sol y sin camisa;
de los que suben sin descanso la escalera;
los que prueban los licores más espesos;
los que saltan las fronteras sin licencia;
y los que se aman en las noches de tormenta.

La vida es de los que arriegan;
De los que muerden sin prejuicios la manzana.
La vida es de los que arriesgan,
de los que apuestan todo a doble o nada.

Los que abren el sendero con machetes;
los que miran sin miedos al horizontes;
los que ya han despistado hasta a su sombra;
y los que olvidan las heridas que conocen;
de los que escapan sin mapas en la maleta;
los que encienden hogueras bajo la lluvia;
los que huyen de cualquiera sala de espera;
de los que no se castigan con preguntas.

La vida es de los que arriesgan,
de los que muerden sin prejuicios la manzana.
La vida es de los que arriesgan,
de los que apuestan todo a doble o nada.

No hay comentarios: