martes, 17 de septiembre de 2013

Una rebelde...

No hay mayor placer para un Amo que su sumisa se rebele de vez en cuando y que acepte resignada el castigo....


La incertidumbre de la espera convierte sus valles en torrentes


Mmm parece que las quejas se convierten en ruiditos, y éstos en quejidos y promesas de obediencia.

3 comentarios:

Vicente Cabello dijo...

El placer de doblegar a la sumisa insurrecta es placer de dioses ...
Coincido contigo SirAttis ...
Felicidades por las estupendas fotos .

noe dijo...

Que marcadito se te quedo el pompis... ¿Cuanto tiempo estuviste acordándote de tu Amo cada vez que te sentabas? :P

chlohe{SA} dijo...

Jajaja, noe me acuerdo siempre de El, aunque pueda sentarme con tranquilidad, pero tienes razon, en algun momento me acorde mas de la cuenta.