domingo, 15 de septiembre de 2013

Sesiones.

Tomando como base una poesía del mexicano Fernando del Paso, tomo prestado su contenido, vuelvo a cambiar palabras, a recomponer frases y a variar su contenido o por lo menos el contenido que en esta ocasión, yo le creo merecedor. Espero que os agrade tanto leerla como a mi compartirla. 

Desde mi Huelva como siempre un placer, Atlantico1960 .


Ella y yo teníamos sesión diariamente. 
En otras palabras, 
los lunes, los martes y los miércoles 
teníamos sesión invariablemente... 

Los jueves, los viernes y los sábados, 
teníamos sesión igualmente... 
Por ultimo los domingos, 
cuando la ataba a una cruz teníamos sesión religiosamente... 


Teníamos sesión por compatibilidad de caracteres, 
por las buenas y por las no buenas 
 de primer mandato y como última orden, 
 como nuevo sometimiento y como última sesión. 

 Y cuando ella se quedaba a la mitad de un orgasmo
 y yo con el miembro convertido
 en un músculo flácido y con mis manos cansadas no podía llenarla, 
entonces teníamos sesión lastimosamente. 

 Lo cual no tiene nada que ver con las veces en que
 yo me imaginaba que no iba a poder y no podía,
 y ella pensaba que no iba a sentir y no sentía,
 o bien estábamos tan cansados y tan preocupados
 que ninguno de los dos alcanzaba el orgasmo.


 Decíamos entonces, 
que habíamos tenido sesión aproximadamente. 

 Muchas veces teníamos la sesión contra natura, 
a favor de natura, ignorando a natura. 
O de noche con la luz encendida, 
o de día con los ojos cerrados. 

 O con el cuerpo limpio y la conciencia sucia. 
O viceversa. 
Contentos, felices, dolientes, amargados. 
Con remordimiento y sin sentido. 
Con sueño y con frío. 


 Y cuando estábamos conscientes de lo absurdo de la vida
 y de que un día nos olvidaríamos el uno del otro, 
entonces teníamos sesión inútilmente. 

 Para envidia de nuestros amigos y enemigos
 teníamos sesión ilimitadamente, 
 magistralmente, 
 legendariamente. 

 Y sobre todo, y por la simple razón
 de que me importaba al igual que yo a ella
 decíamos entonces que teníamos sesión amorosamente.

1 comentario:

noe dijo...

Me ha gustado mucho la variante de ese poema... Espero que sigas aportando cositas al blog... gracias :)

(f)