sábado, 28 de septiembre de 2013

raquel XII, XIII, XIV y XV.


XII

Es tan fácil soñar cuando te escucho.
Es tan fácil tocarte.
Ayúdame a ser como tú deseas.
Y si algo te molesta,
enséñame,
enséñame a obedecer. No permitas
que escape de tus redes,
o me arrepentiré toda la vida.


XIII

¡Me fascina tu mundo!
Deseo compartir contigo el mío.
Mi mundo no ha tenido
demasiadas visitas,
tampoco nadie lo escogió para vivir.
Sus paisajes van perdiendo color
porque la soledad lo habita.
Es tuyo porque sé
que pintarás sonrisas en mi cara
con tus rotuladores,
los mismos que subrayan los errores
de tus alumnos.


XIV

No necesito pedir nada.
Todo lo tengo si estás tú.
No me castigues dejándome sola.
Al menos, no ahora, por favor.
Ayúdame a gustarte,
a ser lo que deseas.
Haz lo que quieras.
Y si soy buena,
si me he portado bien,
recompénsame con una sonrisa
y un puñado de azotes, y tu semen,
quiero probar tu semen,
y un puñado de besos o de versos,
lo que tú quieras darme,
mientras me tomo el té
y te veo reflejado en la taza.


XV

Cae la lluvia.
Son gotas de las gordas.
Pero ni aun así perderé la sonrisa.


Aklan.

No hay comentarios: