lunes, 16 de septiembre de 2013

raquel IX, X y XI


IX

Dormir o no dormir
me es indiferente.
De ambos modos te sueño y te veo
en la taza de té,
en el espejo cuando me cepillo el pelo,
mientras recorro las calles de La Laguna.
Estás en todas partes
y tus ojos, tatuados en los míos.
Es con ellos con los que quiero
desentrañar el mundo.


X

Por tener infinita paciencia con tu perra,
por no decepcionarte cuando algo me cuesta
y soy tan torpe que yo misma me sorprendo,
por ayudarme a ser mejor persona,
por hacerme sentir tan feliz a tu lado,
por elegirme a mí.


XI

No sé por qué vemos todo tan diferente.
Yo soy el torpe. Yo soy el estúpido.
Yo soy quien debería poner freno
a esta dulce locura.
Yo soy el que construye.
Yo soy el que destruye.
Yo soy el artesano,
el francotirador, el desfasado.
Si alguien quiebra las leyes de este mundo, soy yo.
Si alguien tiene que disculparse
por seguir sintiendo así, pese a todo,
también soy yo.

Aklan.

1 comentario:

noe dijo...

Ufff... Que me gustan estos poemas... Me traen recuerdos de lo importante que puede llegar a ser una persona para alguien... De ir paseando y acordarte de él... De estar en una conversación y que digan algo, como lo diría él... De tenerlo tanto en la mente, que se te olviden las cosas y te de todo exactamente igual, menos una cosita, él...