lunes, 11 de marzo de 2013

Laberinto.

 


Al principio, no me veras ni entenderás pero tienes que tener paciencia y mirar. Con perseverancia y sin prejuicios, con libertad y con deseo, mirar. Con la fantasía desplegada y el sexo predispuesto y mirar. Allí se entra como la novicia al convento de clausura o el amante a la gruta de la amada: resueltamente, sin cálculos mezquinos, dándolo todo, exigiendo nada y, en el alma, la seguridad de que aquello es para siempre. Solo con esa condición, poquito a poco la superficie de oscuros morados y violetas comenzará a moverse, a tornasolarse, a revestirse de sentido y a desplegarse como lo que, en verdad, es: un laberinto de amor”. 


 “Hace un instante estabas ciego y tus ojos fijos mirando entre mis muslos, encendiendo mis fuegos como un amante abyecto y diligente. Ahora gozas mirándome gozar y reflexionas. Ahora sabes cómo soy. Ahora te gustaría disolverme en una teoría”.
“¿Somos Impúdicos? Somos totales y libres, más bien, y terrenales a más no poder”…. “Nos han dejado sin secretos mi amor. Esa soy yo, esclava de mi Amo, tu ofrenda. Abierta en canal como una tórtola por el cuchillo del amor. Rajada y latiendo, yo. Lenta masturbación, yo. Chorro de almíbar, yo. Dédalo y sensación, yo. Ovario mágico, semen, sangre y rocío del amanecer: yo. Esa es mi cara para ti, a la hora de los sentidos. Ésa soy yo cuando, por ti, me saco la piel de diario y de días feriados. Esa será mi alma tal vez. Tuya de ti”.


No hay comentarios: